Nuevas perspectivas para la catequesis en América Latina y el Caribe 

La presentación y el estudio del texto publicado por el CELAM (2015) “La alegría de iniciar discípulos misioneros en el cambio de época. Nuevas perspectivas para la Catequesis en América Latina y el Caribe”, fue el tema principal del Encuentro Latinoamericano y Caribeño de las Comisiones Episcopales de Catequesis, realizado en Bogotá (Colombia), del 1º al 5 de junio de 2015.

Allí se analizaron estos tres componentes o elementos que componen el nuevo texto –“contemplar”, “discernir” y “proponer”–, los cuales recogen el producto de las reflexiones desarrolladas durante el último cuatrienio, a través de los encuentros regionales de las Comisiones Episcopales de Catequesis y con la colaboración del equipo de asesores del área de catequesis del Departamento de Misión y Espiritualidad del CELAM.

Como antecedente que permite ubicar la riqueza de este trabajo, en consonancia con la reflexión catequética liderada por el CELAM desde hace varias décadas, vale la pena recordar que en el Departamento de Catequesis del CELAM se publicó el documento “La catequesis en América Latina. Orientaciones comunes a la luz del Directorio General para la Catequesis” (1999). Ahora, este nuevo documento, asume el desafío de la Misión Continental Permanente, a la luz de Aparecida (2007); de la Exhortación Apostólica post-sinodal Verbum Domini (2010) y de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (2013).

Al finalizar el Encuentro y como estímulo para promover el estudio del nuevo documento, los participantes dirigieron un mensaje a los agentes de pastoral catequética y, de manera particular, a los obispos y responsables nacionales y diocesanos, para animarlos “a leer el documento y a evaluar su práctica catequística a la luz de él”.

Vale la pena mencionar que este documento, fue motivo de estudio y análisis, en el Encuentro Nacional de Catequistas, celebrado en Ambato del 27 de febrero al 02 de marzo del 2018, donde se enfatiza en esta nueva y actual pedagogía del Santo padre el Papa Francisco, que muy bien la podemos aplicar en la pastoral y catequesis, en un contexto de la nueva evangelización. Esta misma temática resuena en el documento de trabajo del sínodo de los obispos, sobre: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional celebrado en Roma del 03 al 28 de octubre del 2018. He aquí el presente extracto, que habrá que contrastarlo con el método pastoral: ver juzgar y actuar, que a mi juicio, el método que se propone a continuación, supera al anotado anteriormente:

  1. CONTEMPLAR

Una mirada de fe sobre nuestro tiempo a través de los ojos de Dios

El término contemplar es más profundo y más rico en contenido semántico, que el VER, requiere de una actitud contemplativa, serena.

Desde el Concilio Vaticano II la catequesis en América Latina y El Caribe ha recorrido un largo camino.  Formamos parte de un mundo que está viviendo “cambios vertiginosos” y nos sentimos desafiados a anunciar la Buena Noticia en un cambio de época.  El documento indica algunos elementos del cambio que estamos viviendo y sus implicaciones para nuestra labor catequística. Nos sentimos llamados a mirar esta realidad tratando de descubrir la presencia de Dios entre nuestros hermanos. 

Este cambio de época, ciertamente ha influido en la crisis de la transmisión de la fe y afecta directamente a la catequesis.  Vemos que hay diferentes formas de encarar la catequesis, tanto en el hacer como en la formación de los catequistas.  Las ideas expresadas en el documento, de carácter desafiante y provocativo, nos ayudarán a revisar nuestras prácticas catequísticas en las iglesias locales.

Vivimos un cambio de paradigma catequético que nos reta a buscar y discernir nuevas formas de acompañar el camino de fe (cfr. nº 37).  Éste, necesariamente tiene que pasar por un proceso de conversión personal, pastoral y misionera.

  1. DISCERNIR

Algunos criterios de iluminación:

El discernir es una actitud más amplia, precisa y continua, que el JUZGAR. El Documento de Aparecida propone un nuevo paradigma para la catequesis como una de las grandes conversiones pastorales de nuestra Iglesia.  En esta segunda parte se presenta a la catequesis como un verdadero proceso de iniciación a la vida cristiana, tomando como fuente de inspiración y modelo todavía vigente el catecumenado primitivo.  Una catequesis que está al servicio de la iniciación a la vida cristiana, supone una renovada y actualizada formación de los catequistas.

Esta parte del documento es sumamente rica en contenido y necesitará ciertamente tiempo para ser estudiada y profundizada.  Pero no debe limitarse solamente al estudio, tendrá que ser confrontada con las prácticas catequísticas de las comunidades locales y sus contextos.  Les invitamos a practicar el “discernir” preguntándonos continuamente por los desafíos que provoca nuestro quehacer catequístico cotidiano.

  1. PROPONER

Nuevos horizontes para la catequesis:

Este término, nos lleva a actuar, pero es fruto de un proceso o itinerario que hay que seguir. La tercera parte se refiere a “nuevos horizontes para la catequesis, ante un futuro que viene cargado de esperanza, sin olvidar que toda renovación implica tiempo y paciencia.” (nº 103).  Suscribimos estas cuatro proposiciones que como pastores y agentes de pastoral podemos aplicar en orden:

  1. A la Iglesia: Una comunidad catequizadora en “salida misionera” y dispuesta a la conversión pastoral.
  2. A la catequesis: Una catequesis al servicio de la iniciación a la vida cristiana.
  3. Al catequizando: Catequesis de iniciación a la vida cristiana prioritariamente con adultos.
  4. Al catequista: Un catequista testigo, comunicador, acompañante y mistagogo.

Notamos que lo propuesto no es un sueño o mero ideal, ya que a través de algunas experiencias hemos visto que es posible recorrer este camino. Animamos a todos los responsables de la catequesis (el párroco como primer catequista) y demás agentes de pastoral a emprender con decisión, valentía y creatividad (cfr. Ap. 287), el camino de una catequesis en línea catecumenal formando con alegría a nuevos discípulos misioneros.

Pbro. Damián Vargas Vásquez
Pastoral de Catequesis Diócesis de Loja
FUENTE: DPTO. DE MISIÓN Y ESPIRITUALIDAD DEL CELAM