𝐕𝐈 𝐀𝐧𝐢𝐯𝐞𝐫𝐬𝐚𝐫𝐢𝐨 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐞𝐧𝐜í𝐜𝐥𝐢𝐜𝐚 𝐋𝐚𝐮𝐝𝐚𝐭𝐨 𝐒𝐢

La iglesia, a través de sus santos y hombres ilustres que han tenido un particular culto por la naturaleza, ha venido acompañando a las comunidades en el cuidado de la creación a lo largo de la historia, un gran ejemplo fue San Francisco de Asís,...

𝐉𝐨𝐫𝐧𝐚𝐝𝐚 𝐝𝐞 𝐨𝐫𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐩𝐫𝐞𝐯𝐢𝐨 𝐚 𝐞𝐥𝐞𝐜𝐜𝐢𝐨𝐧𝐞𝐬

La parroquia El Sagrario-La Catedral, llevó a cabo este jueves 08 de abril la Gran Jornada de Oración con el propósito de “que nos ayude a discernir nuestra decisión por un voto responsable, antes de la segunda vuelta electoral este domingo, 11 de...

𝐓𝐞𝐧𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐮𝐧 𝐃𝐢𝐨𝐬 𝐕𝐢𝐯𝐨 𝐲 𝐞𝐬 𝐚𝐪𝐮𝐞𝐥 𝐪𝐮𝐞 𝐩𝐚𝐬ó 𝐩𝐨𝐫 𝐞𝐥 𝐦𝐮𝐧𝐝𝐨 𝐡𝐚𝐜𝐢𝐞𝐧𝐝𝐨 𝐞𝐥 𝐛𝐢𝐞𝐧”: 𝐌𝐨𝐧𝐬. 𝐖𝐚𝐥𝐭𝐞𝐫 𝐇𝐞𝐫𝐚𝐬, 𝐨𝐟𝐦.

El Domingo de Resurrección el Obispo de Loja, basó su mensaje en las lecturas de los Hechos de los Apóstoles y la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses.

𝐃𝐨𝐦𝐢𝐧𝐠𝐨 𝐝𝐞 𝐑𝐚𝐦𝐨𝐬 𝐚𝐧𝐭𝐞 𝐥𝐚 𝐚ú𝐧 𝐩𝐫𝐞𝐬𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐩𝐚𝐧𝐝𝐞𝐦𝐢𝐚

El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa, se celebra el sexto domingo de Cuaresma. Es en esta fecha que se recuerda la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén montado en el lomo de un burro y en medio de una multitud que lo recibió con...
 
demo

Quito, 5 de abril de 2017

 El Ecuador está viviendo momentos difíciles por las intensas movilizaciones de victoria y de reclamo, fruto de los resultados electorales proclamados, que pone en peligro la unidad de nuestro país. ¡La paz está realmente en peligro!

Frente a los controvertidos resultados expresados por las urnas el domingo pasado, los obispos de la Conferencia Episcopal reconocen incondicionalmente el pleno derecho que tiene el pueblo ecuatoriano de conocer la verdad. 

La autoridad electoral, respaldada por el Gobierno nacional, tiene el deber de asegurar a la parte política que se sienta afectada todas las facilidades para impugnar los mencionados resultados y de acudir, sin exclusión alguna, a las instancias legalmente previstas para hacer valer sus razones.

A fin de que la verdad pueda manifestarse, todas las instancias políticas tienen la obligación de comprometerse para que, en la más pulcra transparencia, sean entregadas al pueblo las pruebas a favor de la veracidad de los resultados, o, en su defecto, las de su eventual falacia.

Jamás la violencia, tanto del poder como de la oposición, serán el camino para la paz, el desarrollo y la democracia en el marco del auténtico bien común, el cual no puede ser prerrogativa y responsabilidad de un solo partido, sino de toda la sociedad ecuatoriana en la articulación de sus organizaciones.

 Para que este proceso pueda ser emprendido y llevado a cabo con transparencia, es imprescindible iniciar de inmediato un diálogo que permita el pleno esclarecimiento de la verdad y así volver en seguida a  la calma y a la tranquilidad en las calles de nuestras ciudades.

Los obispos del Ecuador reiteramos nuestro llamado a la paz, al respeto y a la unidad nacional, e invocamos todos en nuestras oraciones a Dios, Rey de la paz y de la verdad, para que proteja, junto con su Madre bendita, a nuestro querido Ecuador. 

SECRETARÍA GENERAL

CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA