Avisos
El voluntariado de San Vicente de Paúl, conjuntamente con el Padre Capellan llevan a cabo su plan de pastoral en el Hospital Isidro Ayora cuyos ejes a trabajar son los del plan de pastoral dados por la Diócesis de Loja. Read more...
   |   

Estamos en Adviento, el tiempo litúrgico en que nos preparamos para la venida del Salvador. La liturgia de la Iglesia ofrece una extensa serie de recursos que nos asisten en esta preparación y que nos ayudan a pensar en qué tan buenos hemos sido hasta ahora y lo que vamos a hacer para ser mejores que antes.

Una tradición católica para el Adviento es celebrar durante los sábados de este tiempo litúrgico la Misa Rorate Caeli “de sancta María in Sábato”. Una particularidad de esta misa es ser celebrada a oscuras, sin luz ni del sol ni artificial; “solo se encienden las velas que se tienen en el altar, presbiterio o las velas encendidas que las personas poseen en sus manos, como signo de que estamos esperando que nazca la luz, el sol que nace de lo alto que es Jesucristo”, señaló el padre Willan Arteaga.

Al celebrarse el himno Rorate Caeli en la oscuridad, simboliza la oscuridad del mundo antes de que la luz de Cristo apareció en la Navidad. Al final del himno, se dicen oraciones y luego se canta el Gloria. Al terminar la Misa, el sol empieza a subir, es el amanecer de un nuevo día y un recordatorio de la Luz Verdadera de Cristo que destierra la oscuridad del pecado y de la muerte.

El  sacerdote, indicó que por tercera ocasión se llevará a cabo los tres sábados de  este mes en la Catedral; 07, 14 y 21 de diciembre a partir de las 5h30, los fieles deberán asistir con una vela.

El “Rorate Caeli” está considerado una de las más bellas y sublimes composiciones no sólo de Adviento, sino de todo el repertorio litúrgico de la historia del cristianismo. Sus versos vienen del libro del profeta Isaías (45, 8), en que se suplica: “¡Que los cielos, desde las alturas, derramen su rocío; que las nubes hagan llover la victoria; ábrase la tierra y brote la felicidad y, al mismo tiempo, ella haga germinar la justicia! Soy yo, el Señor, la causa de todo eso”. Para esta ocasión se ha considerado emplear el órgano de tubos que posee la Catedral

RADIO