Avisos
El voluntariado de San Vicente de Paúl,  conjuntamente con el Padre Capellan llevan a cabo su plan de pastoral en el Hospital Isidro Ayora cuyos ejes a trabajar son los del plan de pastoral dados por la Diócesis de Loja. Read more...
   |   
El voluntariado de San Vicente de Paúl, conjuntamente con el Padre Capellan llevan a cabo su plan de pastoral en el Hospital Isidro Ayora cuyos ejes a trabajar son los del plan de pastoral dados por la Diócesis de Loja. Read more...
   |   

Historia de Obispos de Loja

La Diócesis de Loja, mediante algunas gestiones realizadas por Mons. Alfredo José Espinoza Mateus, sdb., ante la Junta de Beneficencia de Guayaquil, entregó sillas de ruedas a personas con capacidades especiales de la provincia.

“Muchas gracias, Dios los bendiga”, fue una de las primeras expresiones de Jofre Sánchez, que llegó desde Malacatos a recibir su primera silla de ruedas, después de 15 años sin poder movilizarse debido a la Hemofilia tipo A severa, enfermedad que le ha dañado parte de las articulaciones de su cuerpo.

Jofre, como muchas más personas estuvieron desde las 10 de la mañana  en las instalaciones del Complejo Ferial Simón Bolívar, donde se entregaron estos implementos, que permitirán el desplazamiento de aquellas personas con problemas de locomoción o movilidad reducida, debido a una lesión o enfermedad física.

El Departamento de Salud, coordinó todo el proceso de inscripción en el mes de enero y luego de hacer un listado, hoy se entregaron un total de 130 sillas de ruedas

Esta entrega gratuita, es la primera de la  segunda campaña, que lleva a cabo la Diócesis de Loja, la segunda se realizaría en el mes de julio. Para poder seleccionar a las personas beneficiadas, se hizo un formulario, se pidió el carné de discapacidad, una fotografía y algunos datos informativos para entregar la silla, acorde a las necesidades del paciente.

Héctor Ullauri, Jefe de Logística y Distribución de la Junta de Beneficencia, en su intervención indicó que esta es la segunda  oportunidad de estar presente en esta obra maravillosa de amor y fraternidad “nosotros como parte de esta institución brindamos asistencia solidaria, sin fines de lucro con el más alto nivel de calidad y calidez a las personas más necesitadas y aquellos que requieren nuestros servicios, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la población”, recordó además que esta labor la vienen realizando hace 131 años, a través de distintas instituciones de salud, calificados internacionalmente.

Monseñor Alfredo José Espinoza, al momento de dirigirse al público, puso un ejemplo para explicar la solidaridad, los invitó a imaginar tener un chocolate y para poder compartir con los demás, sugirió abrir sus manos, esto implica que primero debe abrir su corazón para hacerlo, “la solidaridad es un abrir la mano, para dar la mano a otros y eso es lo que hace la Junta de Beneficencia de Guayaquil, abre la mano solidaria a través de muchas manos, que se abren para poder compartir lo que ustedes necesitan, como en esta ocasión, una silla de ruedas”, añadió.

La música de la Orquesta de Niños y Adolescentes especiales “Integración Lojana” de la Prefectura de Loja y el grupo de música de la Unidad Educativa Fiscomisional “La Dolorosa”, también formo parte de este acto especial, con la interpretación de varias canciones que animaron a los presentes.

Luego del programa especial, los miembros de la fundación, junto al personal de la diócesis, realizaron la respectiva entrega.

 

 

 

 

RADIO