Avisos
demo

Como cada año, el jueves antes de iniciar la Semana Santa a las 10h00,  todos los sacerdotes de la diócesis, acompañados de los diáconos y los seminaristas se congregan en la Catedral  para renovar sus promesas sacerdotales en la Misa Crismal.

Monseñor Alfredo José Espinoza Mateus sdb., obispo de Loja, quien presidió la Eucaristía ha pedido a los sacerdotes que “mantengan la unidad a través del diálogo”,  que procuren cumplir con esa misión de cercanía  y les pidió que sigan adelante “con la fuerza del Espíritu Santo y cumplir con entusiasmo la dura tarea de la evangelización”,  palabras que fueron parte de su homilía en la que alrededor de 100 sacerdotes renovaron las promesas sacerdotales de pobreza, castidad y obediencia.

Durante la misa de este jueves 6 de abril en la Catedral, el Obispo  ha reflexionado sobre la entrega de los sacerdotes, sobre el trabajo arduo en beneficio de la comunidad sin buscar riqueza. “Ustedes están llamados a amar y servir; nuestra vocación es esa, una llamada que escuchamos en nuestros años jóvenes y que decidimos seguir con alegría”  manifestó.

En esta ceremonia que marca para los católicos el inicio del Triduo Pascual que conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, Monseñor bendijo los óleos usados para ungir a los que se bautizan, a los que se confirman y para la ordenación sacerdotal.

Se le llama crisma a la mezcla de aceite de oliva y bálsamo, bendecida por un obispo de una manera especial y la cual se utiliza en la administración de ciertos sacramentos y en la realización de ciertas funciones eclesiásticas. Además se realizó la bendición del óleo que se utiliza para la Unción de los enfermos.