𝐗𝐈𝐈𝐈 𝐉𝐨𝐫𝐧𝐚𝐝𝐚𝐬 𝐀𝐜𝐚𝐝é𝐦𝐢𝐜𝐚𝐬 𝐞𝐧 𝐞𝐥 𝐒𝐞𝐦𝐢𝐧𝐚𝐫𝐢𝐨 𝐌𝐚𝐲𝐨𝐫 𝐑𝐞𝐢𝐧𝐚 𝐝𝐞 𝐄𝐥 𝐂𝐢𝐬𝐧𝐞

Durante los días 22 y 23 de febrero, en el auditorio del Seminario Mayor Reina de El Cisne,  a partir de las 14h30 se llevan a cabo la décima tercera emisión de las jornadas académicas con el tema Jornadas Académicas 2022, bajo el lema: Los...

𝐋𝐚 𝐃𝐢ó𝐜𝐞𝐬𝐢𝐬 𝐝𝐞 𝐋𝐨𝐣𝐚 𝐯𝐢𝐯𝐢ó 𝐞𝐬𝐭𝐚 𝐦𝐚ñ𝐚𝐧𝐚 𝐥𝐚 𝐉𝐨𝐫𝐧𝐚𝐝𝐚 𝐝𝐞 𝐎𝐫𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐩𝐨𝐫 𝐥𝐚 𝐯𝐢𝐝𝐚 "𝐀𝐮𝐫𝐨𝐫𝐚 𝐩𝐨𝐫 𝐥𝐚 𝐕𝐢𝐝𝐚"

El Departamento de Familia de la Diócesis de Loja y el Consejo Ecuatoriano de Laicos Católicos de esta ciudad, organizaron esta jornada con el propósito de orar para que “Dios ilumine a los asambleístas y puedan tomar una decisión acorde a sus...

𝐂𝐨𝐧 𝐄𝐮𝐜𝐚𝐫𝐢𝐬𝐭í𝐚, 𝐡𝐨𝐲 𝐬𝐞 𝐜𝐞𝐥𝐞𝐛𝐫ó 𝐥𝐚 𝐗𝐗𝐗 𝐉𝐨𝐫𝐧𝐚𝐝𝐚 𝐌𝐮𝐧𝐝𝐢𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐥𝐨𝐬 𝐞𝐧𝐟𝐞𝐫𝐦𝐨𝐬

Como cada año el 11 de febrero se celebra la Jornada Mundial del Enfermo por eso, esta mañana en los exteriores del Hospital Isidoro Ayora, se llevó a cabo la Eucaristía de Unción de  los enfermos, presidida por el Obispo de Loja, Monseñor Walter...

𝐃𝐢ó𝐜𝐞𝐬𝐢𝐬 𝐝𝐞 𝐋𝐨𝐣𝐚 𝐬𝐞 𝐩𝐫𝐞𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐯𝐢𝐯𝐢𝐫 𝐚 𝐩𝐥𝐞𝐧𝐢𝐭𝐮𝐝 𝐥𝐚 𝐅𝐢𝐞𝐬𝐭𝐚 𝐝𝐞𝐥 𝐒𝐚𝐧𝐭𝐨 𝐇𝐞𝐫𝐦𝐚𝐧𝐨 𝐌𝐢𝐠𝐮𝐞𝐥

La Diócesis de Loja, celebra la Fiesta del Santo Hermano Miguel (9 de febrero), Santo ecuatoriano y quien hizo parte de la Comunidad del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Para tal fin, desde el día de ayer se realiza la novena...
 

“El principito” novela corta y la obra más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), fue tomado como patrón para iniciar el tema “Amor fecundo en el matrimonio”, en el segundo día de la Asamblea de formación diocesana, esta vez la Mgs. Miury Placencia Tapia especialista en Ciencias de la familia, bioética, humanismo y espiritualidad, expuso la diferencia entre amar y querer.

“Amar es la confianza plena de que pase lo que pase siempre estaremos ahí, por eso el amor fecundo llega a ser el símbolo de las realidades íntimas de Dios”. (Amoris Laetitia 11) Para que un matrimonio produzca fruto abundante, requiere la capacidad de renunciar a todas aquellas cosas que le impiden crecer y robustecerse, es vital que los conyugues aprendan a confiar en Dios, que prefigura el matrimonio como la imagen de la Trinidad, solo en la estrecha unión encontrarán fortaleza y particularmente en la prueba es donde experimentarán esa indisolubilidad de aquel “sí” proclamado en el altar”, señaló.

La también escritora manifestó que el reto de la familia de hoy es perseverar, pese a toda oscuridad que se avecine, aun cuando la noche está muy oscura el amor que ya asentado sus raíces, permite que crezca como un árbol y cobije a cada miembro de la familia. “Dios que es amor, ha creado al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, es decir, personas convocadas al amor que sueñan y construyen desde nuestra naturaleza de ser humanos, debemos ser siempre llamados a unirnos porque no somos entes solitarios” agregó.

Antes de concluir exhortó a todos aplicar la frese de San Agustín “Cuando menos me lo merezca, ámame más porque es cuando más lo necesito”. Eso es el amor, es tener paciencia y superar juntos las adversidades.

En la segunda parte del foro la doctora Zoila Isabel Loyola expuso “Sexualidad como lenguaje total” aclaró que el hombre tiene que vivir su sexualidad como algo propio de su ser personal, espíritu encarnado. Por mucho tiempo la sexualidad fue reprimida y considerada como mala; ahora, como una reacción surge desenfrenada y todo lo inunda: tesis y antítesis. La síntesis correcta es integrar la sexualidad en la personalidad total, porque en realidad, lo sexual pertenece a la esencia del hombre, es corporal y espiritual al mismo tiempo.

Finalmente, podríamos decir que el sentido verdadero de la sexualidad, su significación humana y profunda, es el encuentro personal, es el amor. Cuando se pierde esta dimensión, la sexualidad se reduce a instinto animal y las personas mediatizadas, se convierten en puros instrumentos de placer.